Un doblete de Karim Benzema ante el Villarreal (2-1) en su curso más goleador, siempre referente, sentenció la Liga a falta de una jornada, la trigésima cuarta del Real Madrid en su historia, la segunda de Zinedine Zidane, que dejó un sello inconfundible a una competición marcada por meses de parón por el coronavirus y una racha triunfal de diez partidos que sentenció el título.

La trigésima cuarta Liga del Real Madrid será recordada como la competición del coronavirus. La pandemia que paralizó el campeonato tres meses y provocó el confinamiento de toda la sociedad, también dejó la resolución de las once jornadas finales sin aficionados en las gradas. Así llegó una celebración inédita.