Desde su planteamiento, la Superliga europea ha generado muchas opiniones, al mismo tiempo que polémica. Alexander Cerferin, presidente de la UEFA, ya piensa en un contraataque y éste es la SuperChampions, una especie de nuevo formato de la Champions League que permitirá hacer frente a la posible Superliga, y que tiene en beneplácito de la FIFA. Algo muy importante, ya que el mayor estamento mundial del fútbol ya ha mostrado su rechazo a la Superliga.

Para ello, el presidente ha creado un grupo de dirección compuesto por Luis Rubiales, el presidente de la RFEF y vicepresidente de la UEFA, y el portugués Fernando Gomes, otro de los vicepresidentes del organismo. Este grupo lo completan Theodore Theodoridis, secretario general de la UEFA, y David Gill, su tesorero.

Este grupo se reúne con los representantes de la Asociación de Clubes Europeos (ECA) para plantear el formato de la competición. Los integrantes son Real Madrid, la Juventus, el Manchester United, el Fenerbahçe y el París Saint Germain. Todos, menos el Fenerbache, forman parte también del plan de la Superliga, así que Ceferin busca, estratégicamente, mejorar la máxima competición intercontinental y convencerlos para que la SuperChampions sea más atractiva para los clubes.