La final única de la Libertadores se jugará el 30 de enero a las 17:00, echará a rodar el balón en ese mítico escenario deportivo sudamericano, con dos equipos en busca de la Gloria Eterna. El encuentro se desarrollará sin presencia de público y en estricta observancia de los protocolos sanitarios.

Aunque se jugará sin la presencia de público en razón de la pandemia en curso, se trata de un evento global que será transmitido a países de todos los continentes.