La victoria ante el Nápoles (2-0), que brinda al técnico Andrea Pirlo su primer título en los banquillos, alivia la crisis que afixia al equipo en la Serie A, donde marcha quinto sin exhibir mejoría en su juego.