El Juventus Turín se clasificó este viernes, en el regreso del fútbol italiano tras más de tres meses de parón a causa del coronavirus, para la final de la Copa Italia, al empatar 0-0 en el Allianz Stadium turinés y al hacer bueno el 1-1 conseguido en la ida, disputada a mediados de febrero en San Siro.

El “Calcio” regresó sin goles, pero con un partido intenso, en el que el portugués Cristiano Ronaldo falló un penalti en la primera mitad y en el que el Milan aguantó con coraje hasta el final pese a quedarse con diez hombres tras apenas quince minutos, sin poder evitar que el Juventus se clasificara para la final del próximo 17 de junio en el Olímpico de Roma.