Tras alzar su octavo trofeo de la Bundesliga consecutivo, el club bávaro ha derrotado por 4-2 al Bayer Leverkusen –donde Lucas Alario fue suplente y no ingresó– en el Olympiastadion de Berlín y selló el ‘doblete’ en una temporada interrumpida por el COVID-19.