Ocho años han pasado y nadie termina la hegemonía en la Bundesliga del Bayern Munich, que este martes de visita en la casa del Werder Bremen consiguió un triunfo por 0-1 en la Jornada 32 que le hizo Campeón por octava temporada seguida en el futbol alemán.

Un gol de Robert Lewandowski en la primera mitad fue suficiente para que el equipo dirigido por Hans-Dieter Flick, quien llegó en el mes de noviembre como entrenador interino tras el cese de Niko Kovac, se llevara el título número 30 de su historia y de paso poner en graves problemas de descenso al Bremen.