Sin poder celebrarlo en la cancha, el Liverpool ha roto este jueves un maleficio de 30 años sin poder ganar la liga inglesa. Por primera vez en su historia.

La derrota de su escolta en la tabla, el Manchester City, este jueves frente al Chelsea, fue suficiente para que los Reds lograran coronarse. Los dirigidos por Jürgen Klopp habían cumplido con su parte este miércoles, al golear al Crystal Palace por 4 a 0.